Tu solita y tan bonita, eres la máxima propuesta de valor para marcar la diferencia de tu competencia directa.

Tu personalidad + lo que dices/lo que escribes/tu experiencia vital: es decir tu discurso.  

No confundas tu personalidad con el hecho de que colgar fotos rollo modelo, no van a ser suficientes para construir una marca.  De esto va el artículo escrito para CDmon y que puedes leer en su blog o aquí mismito. Dos versiones distintas y cada una de ellas aporta algo diferente.  

Como me gusta esto de cuidarte y mimarte 😀

Para que entiendas la maaaaaaaar de bien cómo puedes poner tu personalidad, tanto la de dentro como la de fuera, al servicio de tu marca y transformarla en tu propuesta de valor, vamos a hacer un sencillo ejercicio. ¿Vamos al lío, “bacalá” 🐟 ? ¡Pues venga!

Tu personalidad es la diferencia ¿Cómo ponerla al servicio de tu marca?

Soy bastante plasta a veces, pero como siempre digo, me flipa repetir lo que creo que es VITAL para tu marca.  Ese tipo de reflexiones que tienes que hacerte sí o sí, si lo que pretendes es construir y mantener una marca que tenga futuro, mucho más allá de diez telediarios… you know. 

Vamos a hacer un ejercicio para ponerte en situación.  Quiero explicarte con la mayor claridad posible para qué te va a servir poner tu personalidad al servicio de tu marca

Ejercicio

Cierra los ojazos esos que tienes y ponte en un lugar donde estés tranquila. Imagina por un momento que eres otra persona.  Te puedes poner el cuerpazo y la cara que quieras, imagínate si mola este ejercicio                           ✌😝

Una vez tengas los 👀  en negro imagínate que vives en un pueblo X y que tienes una tienda de muebles y de decoración. 

¿Qué te diferencia de la tienda de muebles del pueblo de al lado?

¿Qué las dos vendéis muebles y productos de decoración?  Pues vas lista si eso es lo que te distingue de tu competencia. 

En este ejemplo, ¿cuál sería la diferenciación útil ?:

  • La decoración de tu tienda, que refleja los chisposa que es tu personalidad.
  • Vendes muebles comunes y muebles de autor.  Muebles exclusivos hechos a manos por un artista de la ebanistería.  Aquí tu personalidad también juega un papel importante, porque tu escoges el artista creador y valoras qué piezas son las que reflejan mejor los valores que representan tu marca.
  • La dedicación, cuidado personalizado y empatía para entender las necesidades emocionales de tus clientes. Personalidad 100% aplicada a tu diferenciación puesta al servicio de la atención al cliente.
  • La manera creativa y diferente de inventarte promociones para dar a conocer, aún más, tus productos.
  • Tu forma distintiva de comunicar la legitimidad necesaria para aconsejar y vender el mejor mueble a cada cliente en concreto.  Tu experiencia vital y formación también forman parte de tu personalidad.

 

En definitiva, tu forma de ser te convierte en un logo andante que conforma toda tu propuesta de valor.

Construye sobre tu verdad

Que no se te ocurra crear una marca pensando en lo que gustará a los demás.  Cree en ti y en lo que puedes aportar.  Otro tema es pensar en las necesidades de tus clientes para solucionarles un problema.  ¡Son cuestiones distintas!

Me refiero a construir una marca basada en tus potencialidades, no en lo que crees que podría gustar más a tus clientes.  

A quien no le guste que pase palabra

Qué prefieres… ¿trabajar con clientes que valoren tu trabajo y quién eres como persona? ¿o prefieres tratar con clientes que te regatean y te cambien por otra profesional por la rebaja de 40€?

Pues eso, que a quien no le guste la marca que has construido, por la razón que sea, que pase palabra y se busque a otra.  Este es el principio de empezar a trabajar con clientes que SÍ van a comprar, más a gusto que un arbusto, tus productos o servicios. 

¡Se acabó lo de arrastrase como un gusano de tierra para que un cliente te valore y te pague lo que te mereces! ¡Leches ya! ¿Se nota que este tema me cabrea? Si has pasado lo mismo ya sabes a lo que me refiero. 

¿Tienes miedo? Tranquila, no eres la única.

¿Tienes miedo? ¿Y quién no? ¿Te crees que las demás no tenemos miedo?

¡Pues claro! Tooooodas tenemos miedo.  Simplemente tenemos cague a cosas distintas y lo gestionamos de formas diferentes.  Esto de “Juana sin miedo” era un cuento.  Lo importante es que no te paralices por ese miedo y te conviertas en un  “couch potato” quejica y plasta que solo hace que dar la culpa a los demás por su maldita suerte.  Yo también me he visto en esas lides, y créeme, no es nada agradable.  Te sientes menos que una kk. 

Sin miedo no hay reto, no hay valentía.  No existe afrontar lo desconocido, no se conoce el crecimiento personal. 

Acéptalo, estás que te vas “la pato bajo”; ¿y qué?.  Acoge el miedo, cuéntale lo que sientes y qué podría pasar si se cumplieran tus pensamientos más apocalípticos.  Cómo vas a superar el miedo a las alturas, ¿quedándote en el primer piso?

Si quieres subir a la azotea de tus SueñObjetivo pero no sabes cómo carajos salir del primer piso… silvaaaaaaaaaaa

En este blog escribir en femenino engloba a todo el mundo.  Bienvenidas personas 👭👬👫

Pin It on Pinterest

Share This