¿Preparada para la operación bikini?

OPERACIÓN BIKINI.   Cuando oigo estas palabras se me ponen los pelos de punta.

Primero porque ver como nos machacamos o nos dedicamos a moldear un cuerpo para lucirlo en la playa me da como miedín.

Me parece de carácter obligatorio cuidar nuestro cuerpo.  

¿Para qué?

Solo tenemos uno y como un regalo, que la vida nos ha dado, tenemos la obligación de cuidarlo. Pero hay que cuidarlo todo el año, no los últimos tres meses para machacarlo al sol o llevarlo a la moda.

  • Comer sanote.  
  • No fumar.  
  • No pasarse con las cervezas.  
  • Mirarse al espejo y marcarse unos bailoteos.  
  • Ir al gimnasio y darlo todo.  
  • Trabajar apoltronado en tu silla del despacho sin parecer el Jorobado de Notre Dame…  

y un largo etcétera de cuidados que nuestro cuerpo necesita para mantenerse más fresco que una lechuga y más conservado que una lata de atún en aceite de oliva.

Pero ¿y qué me dices de la Operación Bikini INTERIOR?  

Porque tan importante es mantener nuestro cuerpo sano, como nuestra mente.  De poco sirve estar como un pincel si luego no tenemos a raya nuestros miedos, inseguridades y nuestra apatía; hablándonos a nosotras mismas rollo “hermano mayor”: con violencia, desprecio, exigencia y con malas formas.

Y es que cuidarnos en exceso por fuera conduce a eso, a un esclavitud nada amable y muy exigente de lo que se supone tenemos que ser.  Mujeres delgadas como fideos y hombres musculados con brazos croissant.  

El objetivo de cuidar nuestro cuerpo siempre debe ser el de estar sanas, no el de intentar ser por fuera lo que algunas revistas muestran en sus portadas.

Ahora, probablemente, me dirás que nada de esto tiene que ver con crear y mantener una marca.  Y tienes razón.  No tiene nada que ver, todo lo contrario, tiene toooooooooooodo que ver.

¿Por qué la operación bikini interior mejora tu productividad?

Emprender y liarte a crear una marca-empresa es meterse en un fregao que ni te imaginas. También lo es trabajar por cuenta ajena y tener dificultades de comunicación con tus compañeros, tu jefe…

Mucho trabajo, muchas ganas, paciencia, lidiar con miedos, torear a clientes sanguijuelas, amortizar a golpe de auto estima las críticas destructivas, mantener a flote “el final de mes”… y te enumero solo las negativas porqué para las positivas no necesitamos nada, ni a nadie, para disfrutarlas y gozarlas tal cerda revolcándose en el barro.

Si quieres crear, hacer crecer tu marca, trabajar en condiciones:

¿Cómo hacerlo sino cuidas de ti?

¿Si te hablas en plan  porquería?  De esto te hablo en el artículo “Marca la diferencia. ¿Cómo te hablas a ti mismo?

¿Cómo nos ponemos a dieta para empezar con la operación bikini interior para mejorar la productividad? 

Ahora si que llegamos al meollo del asunto.  Esto de cuidarnos, amarnos, el rollo del egoísmo positivo, lo de estar por uno mismo tanto como estamos por los demás.  Todo esto que es tan importante en nuestras vidas y que nadie, y cuando digo nadie, es absolutamente NADIE nos ha enseñado a hacer.

¿Te crees que a mi me lo enseñaron?  

Mis padres me enseñaron todo lo que les enseñaron a ellos pero no pido peras al olmo, no pudieron enseñarme algo que ni ellos sabían hacer.  Así que tuve que aprenderlo yo solita, con ayuda de un coach. Aprenderlo sin más remedio.

Parece lo más normal saber cómo cuidarse y respetarse a una misma pero si fuera tan fácil todas lo haríamos de forma automática y la realidad es que no es así. 

Por esta razón te planto aquí lo que yo llamo “Los 10 mandamientos de la dieta Operación Bikini Interior que mejora tu productividad”.  10 mandamientos que he aprendido en estos años y con los que he conseguido estar como una rosa fresca y muy roja, no una rosa “espachurrá”.

Los 10 mandamiento de la dieta Operación Bikini Interior para mejorar tu productividad

1- Haz por ti misma lo que harías por tu mejor amiga cuando está llorando como una magdalena tirada en el sofá o cabreada porque ha perdido el Barça.

2- Ama tus lorzas y caimientos varios tanto como amas  los besos de tu hijo o el irte de cervezas con tus colegas.

3- Mírate al espejo cada día y recuérdate lo jamona que estás, esto es lo mismo que cuando le dices a tu abuela ese inconfundible, ¡estás más guapa ahora con 85 que cuando tenías 40!  Esto es amor y lo demás son chorradas.

4- No tienes defectos, es tu Idiosincrasia.  Lo que no te mola tanto de ti te recuerda lo que te pone a 100 de ti misma.

5- Es imposible gustar a todo el mundo.  Mejor que te odien por lo que eres, que que te amen por lo que no eres.

6- Cuando sientas como si te pellizcaran en el estómago, hazte caso, algo pasa que no te gusta un pelo. Es mejor equivocarte siguiendo tu intuición, que equivocarte por seguir la intuición de otro.

7- Cuida tanto de tu llanto como cuidas los llantos de tu hija cuando se mete un super guarrazo en el parque.

8- Levántate siempre que te caigas.  ¿Le dirías a una niña fracasada por caerse intentando andar? (metáfora vía @joanboluda)

9- Sí, la has cagado.  Una gran cagada, ¿y qué? Aprende y sigue hacia delante.

10- Renunciar a tu meta NUNCA es una opción, al contrario, es una gran mierda. Si el camino que te lleva a tu meta está cerrado, busca otro camino para llegar a ella.

Y hasta aquí este artículo.

Ya sabes… si te haces un lío con esta Operación Bikini Interior estoy a un tiro de email para echarte un cable 😉

A partir de ahora, en este blog, escribir en femenino también englobará a todo el mundo.  Bienvenidas personas 😍😍👫👭👬

Pin It on Pinterest

Share This