Marca la diferencia averiguando cómo te hablas.

¿Te resuenan en el cerebro las siguiente lista de palabras?

  • Eres idiota.
  • Nunca serás feliz.
  • No eres lo bastante inteligente.
  • No sirves para esto.
  • Eres un puñetero desastre.
  • No vas a conseguir nunca tu SueñObjetivo.
  • No vales.
  • No sabes hacerlo bien.

¿No te sienta nada bien que te diga todo esto, verdad? Es más, seguro que te mueres por echarme una mano…. ¡al cuello!

Pues estas lindezas que te he dicho hace un momento son las oigo cada día a mi alrededor.

No soy feliz.

No soy suficientemente bueno.

No sé hacerlo.

No voy a conseguir mi SueñObjetivo

No valgo.

No soy suficientemente inteligente.

Soy un desastre.

Que idiota soy.

No nos damos cuenta pero algunos nos decimos muchos más adjetivos negativos que positivos.

 

tips-sonya-lanzas-blogTip Punky

¿Haces la prueba?  Apunta en una libreta las veces que te dices a ti mismo adjetivos positivos y negativos. Al cabo de un mes revisa y comprueba cómo te tratas.

 

 

Hice este ejercicio hace un par de años y me quedé atónita cuando vi el resultado.  Me dedicaba a mí misma muchos más adjetivos negativos que positivos.

En ese momento es cuando fui consciente y me puse manos a la obra. El objetivo era tratarme mejor, respetarme y aceptar cómo era, tanto las partes de mi personalidad que más me gustaban como las que me gustaban menos.

Parece inofensivo pero no lo es.  Acabas convirtiéndote en lo que te dices.  Si te repites de forma casi constante que eres idiota, vas a acabar siendo uno; porque ¿a quién le gusta llevarse la contraria?

Me parece increíble que nadie nos enseñe a querernos y respetarnos.  Es algo fundamental.

En las sesiones de Coaching de marca esto lo detecto casi al instante.  ¿Cómo vas a enamorar a alguien con tu marca si no estás enamorado de ti mismo?

Y no me refiero al amor de poner #meamo #soyelputoam@ en cada foto que cuelgues en Instagram enseñando cachas. No.

Me refiero a quererte de forma sana.  Sin censuras.

Ama tu idiosincrasia diciéndote… ¡Ole tú! y mejorando todas las cosas que creas que te van a aportar sentirte más satisfecho.

Experimentar más satisfacción con lo que eres y con lo que haces, esa es la meta a conseguir.

Bueno ya sabes que yo paso de la felicidad, me parece una palabra bastante frustrante, vacía de contenido, poco pragmática. Así que feliz no se pero satisfecho vas a sentirte. ¡Seguro!

Quiérete tal como eres.  Cuida tu cuerpo y tu mente.  Busca el equilibrio para sentirte satisfecho con tu camino.  Pilla todo este currazo y vuélcalo en tu Marca.  Vas a conseguir enganchar y seducir a quien se te ponga por delante.

Nos leemos pronto.

Besos muy PUNKYS  

 

 

Pin It on Pinterest

Share This