Cuando me doy permiso…

Cuando yo me doy permiso para enfadarme, entiendo y siento como natural que los demás también lo hagan.

Cuando yo me doy permiso para equivocarme, con compasión, entiendo que los demás también la cagan como yo.

Cuando yo me doy permiso para SER quién soy, respeto y dejo que los demás sean ellos y ellas mismas.

Cuando siento que las personas que me rodean no me comprenden, es que soy yo la que no me estoy comprendiendo.
Cuando exijo en demasía a los demás, es porque yo me exijo demasiado.
Cuando escojo personas que me maltratan para convivir, es porque yo no me valoro y no me trato bien.

Siempre es este devenir, de mi interior hacia el exterior; nunca a la inversa.

Pin It on Pinterest

Share This