En este artículo voy a contarte cómo puedes conseguir que un NO, no te deje hecha una piltrafa.

Y es que cuando empiezas con una marca-empresa los NO suelen ser habituales.

Si eres de las que recibe muchos SI este artículo te va a parecer una chorrada, pasa palabra.  Por el contrario, si eres de las que recibes NO que te dejan paralizada cual gárgola terrorífica (porque se te pone cara de mala leche), este artículo te interesa 😁👍🏻

Este es uno de los artículos MÁS SINCEROS que he escrito nunca.  Siempre intento ser muy clara y  concisa, alejándome del “buenismo” vendiendo una vida de color rosa.

Los sueños se cumplen, a veces sí y a veces no.

Los objetivos se alcanzan, a veces sí y otras veces no.

Esto de vender que si luchas por un sueño vas a conseguirlo, me parece una clase barata de auto-ayuda.  Si luchas lo que te garantizas es intentarlo.  Si lo intentas te garantizas que tienes la oportunidad de conseguirlo.  Lo que si que es seguro, y yo misma te lo certifico ante notario si quieres, es que si no lo intentas NO vas a conseguir una 💩 = Mensaje claro, directo y fácil de entender.

Y es por esta razón que he decidido escribir este artículo con la máxima claridad posible, a riesgo de pasarme de deslenguada y directa.

Me indigna profundamente la cantidad de NOs que paralizan, derrumban y destruyen a las personas que los reciben.  Me da la sensación que tanta auto-ayuda nos ha comido el cerebro haciéndonos creer que siempre que lo intentes lo consigues y que intentarlo es fácil. ¡Si claro, y que más!

Intentarlo ya es jodidamente difícil y una de las razones es por los “zascas” y NOs que te llevas.   Por la soledad ante esos “desplantes”.  Pongo “desplantes” entre comillas porque en realidad no lo son.  Esas negativas no son hacia tu persona, estoy convencida.  Esos “desplantes” son hacia tu propuesta, hacia tu mensaje, hacia tu forma de comunicar… no al valor que tienes y mereces como persona.

Quiero recalcar este punto porque me parece MUY IMPORTANTE.  Esos NO, nada tienen que ver contigo.  Si lo sientes así, entrena para conseguir la suficiente fuerza para entenderlo y ponerlo en práctica.  Esos NO van dirigidos a tu propuesta, no a ti.

¿Es normal recibir NOs?

Por mi experiencia y la de mis clientes me parece muy normal recibir NOs al principio.  Y con la palabra “principio” me refiero a los dos primeros años de una marca.

Hay muchísima competencia, sobre todo en algunos sectores, y al no tener autoridad de marca muchas clientas, colaboradoras etc no confiaran en ti.  No nos engañemos, esto es una puta selva y hay mucho interés en destacar y también hay muchas que querrán que tu no destaques. ¡That’s life! Tendrás que aprender a vivir con ello si quieres alcanzar tu “sueño-objetivo”

🚫 STOP: siempre uno a la palabra sueño y la palabra objetivo.  ¿Para qué? Para que sueño no suene a lo que significa, un sueño.  Sueñas una noche que te casas con Brad Pitt, te despiertas y…. puuufff Brad Pitt desapareció.  Un sueño tiene que tener un objetivo, o sino deja de ser algo real, algo alcanzable, tangible.  Un sueño es inalcanzable, se evapora.  Un sueño-objetivo es probable y posible, siempre que lo intentes claro  😜

¿Cómo conseguir que los temibles NO 😱, no te paralicen?

Aclaraciones hechas vamos a pasar a la acción, y la acción es ponerse a currar  😉

Por esta razón me gusta ponerte deberes, para que te pongas en marcha.

Escribir, leer y hablar es muy fácil pero,  ¿como pones en práctica lo que has leído hasta ahora? ¿Cómo conseguir que los NOs, no te paralicen? pues currando.

Y como soy como la señorita Rottenmeier con botas Dr. Martens 😉 , te pongo un ejercicio para que este artículo no se conviertan en un post más sobre coaching de marca.

 

[wp-svg-icons icon=”pencil-2″ wrap=”i”] Papel, lápiz, un par de respiraciones profundas y al lío:

Recibes un par (varios) NOs.  En vez de seguir adelante, te dejan paralizada.  Sientes que tu esfuerzo es rechazado y que parece insuficiente.

Pregúntate, reflexiona y responde:

[wp-svg-icons icon=”point-right” wrap=”i”] ¿Siempre te dicen que NO? ¿Cuántos NO has recibido esta semana? ¿Y la semana pasada?

[wp-svg-icons icon=”point-right” wrap=”i”] ¿Qué veces te respondieron con un SI?

[wp-svg-icons icon=”point-right” wrap=”i”] ¿Recuerdas cuantas propuestas has rechazado con un NO? Si siempre dices que SI, lo haces porqué realmente te apetece, ¿o para recibir respuestas afirmativas?

[wp-svg-icons icon=”point-right” wrap=”i”] Ponte en los zapatos de la persona que recibe tu propuesta.  Si tú hubieras recibido una propuesta similar, ¿hubieras dicho que SI? ¿Para qué?

[wp-svg-icons icon=”point-right” wrap=”i”] Si recibes muchos NOs, ¿podría ser que tu propuesta fueras descabelladas? ¿podría estar mejor planteada? ¿te diriges a las personas adecuadas?

[wp-svg-icons icon=”point-right” wrap=”i”] ¿Qué crees hay detrás de eso NO? ¿Sería posible que pudieras gestionar de una forma más positiva las respuestas negativas?

Este ejercicio hecho con calma y desde un punto de vista objetivo, te puede ayudar mucho.  Esta entrevista que me hizo Ray Marfil es también un gran complemento a este ejercicio.

Espero que este artículo + ejercicio + entrevista te ayuden a convertir esos NOs que ahora te paralizan, en gasolina motivadora para seguir adelante aunque estés de bajón.

Tranquila, es cuestión de práctica.  Ponle ovarios, respeto y siempre “pa lante” 🖤🖤🖤

Ya sabes que  puedes comentar, compartir y preguntarme lo que quieras.  Como siempre te digo, estoy “always” al otro lado de la pantalla de tu ordenador 🤗

En este blog escribir en femenino engloba a todo el mundo.  ¡¡Bienvenidas personas!!

 

 

Pin It on Pinterest

Share This